Friday, September 26, 2014

LA ASTILLA ENCONADA / LA DESOBEDIENCIA / A ELLOS NO LES CIERRO LOS OJOS / GENOCIDIO, 1915 / LA PERVERSION QUE SE ESCONDE


LA ASTILLA ENCONADA

      a Helene Piralian

No en toda piel, en ésta en particular,
colleja de imaginación sensible, 
rehuyente de las venas dolorosas,
en estos dígitos del poeta con mano sincera
y palma generosa, en su pie de ciencia
y de sociología que busca rumbo
y dirección objetiva para el asombro de alegría
y lo desconocido, aquí es que cruje
la astilla, metida por un poro en la piel
que busca el nervio
para enconar, hincar hasta que surja
el grito, que no  alcanza
a explicar lo perverso y se pregunta: 
«¿Cómo puede ser 
que esto ocurra?»

   9-12-2000

*

   LA DESOBEDIENCIA

No es fácil la desobediencia ni en la casa privada
de los aberrados ni en la cas pública
de los manipuladores. 
El telón abierto mostraría
la anomalía salvaje de la historia.
Unos que construyen, pero ya no se atreven 
y otras que destruyen y saltan, tras bambilinas,
inaccesibles a la opinión pública,
riéndose, burlando, transmiendo ademas
de amenaza divertida.

Sería doblemente trágIico:
en este campo social, ahí
donde acuden los maleantes del Gozo Perverso
y el espectadorque se aleja de quien
lo mira desde un pliegue  de cortinas
que sepan que son víctimas obedientes
que no ven el estigma ni la vergüenza.
Quedaron ciegos
sin el recuerdo lúdico primero.
Que al fin conozcan cómo funciona la genealogía 
de susubjetividad turcamdnte enfermiza.  
y se transmita generacional el trauma.

¡Cuántas complicidades y traiciones
permanecen ocultas para que nadie hable
en la casa privada de sus colonizados
ni mire a los ojos esos actores
aberrados en el juego voluntario
del ser-y-no-ser

*

    A ELLOS NO LES CIERRO LOS OJOS

Hay hombres / bestias / entes / seres que yo no quiero ver. 
Son los que dejaron de pensarse como egos cesativos. 
Me dan asco y no voy a sus camas a entregarles 
su futuro sepulcro. A ellos no les cierro los ojos.

Yo no. Otros que sean los que susurren 
alguna mentira para ellos: «Están muertos». 
No me arropan las colchas de esos cadáveres vivientes.

Me gusta más tu cobija y tu cuerpo desnudo 
que me adivina, me acaricia, me sube con manos 
tiernas, esplendorosas, pequeñas, al estómago.

¡Tú me has amado, me invocas, me respetas: 
tú me llamas hermana, madre, mujer, amante, 
materia prima de tus ansias, 
pulpa femenina de tus sueños!

¡Cómo me amas, enano, 
desde la flor de tus cinco sentidos! 
Me siento más bella cuando tú me quieres.

*

      GENOCIDIO, 1915

      a mi amiga Margi Sevan Karas, estudiante armenia

«La sociedad armenia, como parte damnificada por el genocidio, ha generado actitudes de resistencia, de lucha por los derechos humanos. Por su parte, la sociedad turca manejada por el negacionismo, sigue las consignas oficiales. El neologismo 'genocidio; surgió durante las matanzas de armenios en 1915-1923 y fue acuñada por Lemkin en 1948»: Dr. Daniel Ferioli Seragopian


Todo comenzó una noche del 23 de abril.
Alguien te llamó minoritario: Dhimmis.
Alguien en 1915 habló, triunfalmente,
en parlamentos del odio sin sentido.

Alegó: «Ellos no creen lo que creemos.
Que no pisen nuestra tierra como extraños.
Que no respiren el aire ni abran sus bocas
porque este espacio es NUESTRO.
Que no valga ninguno de sus testimonios.
Sean destituídos sus dioses, sus penas,
sus esperanzas; abajo sean sus sueños».

Y, para que así fuese, comenzaron
a llamarlos DHIMMIS, bocas torcidas,
renegados, cristianejos con barbas de chivo.
Malnacidos, occidentalizados.

En tan sólo dos años, 1894 a 1896,
victimizaron los primeros 100,000 … 
y nadie dijo nada.

En 1906, otros 30,000, entre armenios, 
dijeron de sí mismos: «¡Pobre de mí, 
karma es mi dolor cristiano
y larga espera porque ni Dios lo oye!»

Ante ningún tribunal se asomará
(porque el espacio de la ley es EXTRANJERO
y se nos dice: USTEDES no son de los NUESTROS).

Con impuestos excesivos pagará su intrusión
en tierra ajena, su condición de armenios
a medias tolerados, siempre sospechosos
por su cáscara amarga y su vestido
y su barba de fe y su voz disociativa
que contraviene al turco.

Y empezaron a empujarlos a Anatolia.
Y a matarlos entres sombras agrestes, 
a herirlos en cruces de caminos.

Se les prohibieron las armas y hasta apretar
el puño o mirar a los ojos; 
se les quiso indefensos,
descabezados, secuestrados, 
sin portavoz en ningún predio; 
se les puso en las manos
de batallones de ex-convictos carniceros.

Se  ha gritado ante ellos: 
«¡Véte, véte o muere!»
Mataron a sus varones más valientes; 
escupieron a los viejos en las calles.

A los niños hambrientos y haraposos
se gritó fruta podrida
que a las moscas pertenece,
no a los mercados.

«¡No toquen alimento, moscas, 
a volar, hijos de DHIMMIS, 
cerdos impuros!»

Después se violaban sus mujeres. 
Y se mandó a muchas armenias a prostíbulos.
Se raptaron sus niños, se abortaron
en cañerías o se vendieron como siervos.

¿Quién protestó este acoso de las dictaduras?
¿Quién reconoció esta crueldad? 
¿Quién dijo: ¡Basta!?
¿Cuántos años requirió esta memoria
para que no quedara impune?

@

     LA PERVERSION QUE SE ESCONDE

«El caso de los armenios en Turquía es el primero de los genocidios del Siglo XX. Las matanzas sistemáticas de armenios durante la dictadura de los Jóvenes Turcos constituye una muestra de una masacre que acabó, según varias fuentes, con la vida de cerca de millón y medio de personas»: José Carlos Rodríguez

Es como un crimen perfecto
soñados por criminales, misión:
de no ser descubierto y no ser incriminado. 
Es el gozo de manejar a sus jueces
y seguir haciendo a la Virtud pordiosera
que se viola, se le roba,
se le disfruta en lo oscuro de ignominias
y desamparos.

Jóvenes Turcos, liberales y constitucionalistas,
¿no vieron que los dhimmis encarnan su esperanza?
Y pudo más ayer las rencorosas ínfulas
 y el ultranacionalismo.
Pero la perversión que se esconde
no será por siempre
No será por siempre... 
¡que el olvido en perversión se esconda 
y o el gobierno no escuche y se escud
en más mentiras!

Y, Dios de los DHIMMIS, Jesús
de los cristianos, ¿qué significado dar
a ese dolor, ese exterminio? ¿Por qué
Tú lo permites, por qué Tú?

*  CARLOS LOPEZ DZUR

*

HOMENAJE A LA EDUCADORA FRANCES PERKINS

HOMENAJE A LA EDUCADORA 

FRANCES PERKINS





«The quality of his being one with the people, of having no artificial or natural barriers between him and them, made it possible for him to be a leader without ever being or thinking of being a dictator»: Frances Perkins (1880-1965)

No estarán hablando sobre tí porque eres
educadora, noble y fuerte como esos árboles
a los que deseaste subir
como chico travieso, siendo muchacha hermosa.
Y para tí hay reglas, neciamente forjadas
desde la niñez en Worcester, amazona:
«No subirás a un árbol, no enseñarás las piernas
ni las nalgas, y no te pongas pantalones».


En fin que no subíste al árbol.

Con el tiempo dijíste, «ya no quiero ese nombre,
Fannie Coralie, ese nombre me recuerda
árboles a los que no subí, árboles
con los frutos amargos de las prohibiciones»

... y te llamaste Frances. 

Elegiste tu nombre.
También te dijeron: «No estudies. Hacerlo
no es necesariamente femenino».

Es mejor que se estudie con las ollas,
con el lavar a mano, con la cama del marido
y ser noble, sacrificada esposa.

Pero te fuíste a Columbia University
y te hiciste socióloga y fuíste hasta maestra voluntaria
y dijiste que entre la gente y tú no existan barreras
ni artificios que te separen de un pueblo
ni condición natural de género que te orille.
Y por eso no van a hablar sobre tí
ni mujeres ni hombres.

2.


Ahora tu esposo, Paul Caldwell, te ha virado
la cara, él no quiere hablar sobre ti.
No quieres su apellido, Caldwell Wilson.
Tienes uno con tu propio derecho.
No venga él a decir que da algo.

Adquiste profesión, vives con metas, Frances.
Que no sea él tu critico y obstáculo.
Sólo le pidescompañía, amor.
Que no que te estorbe.

El no quiere hablar
porque has ido a la corte a señalar
que el apellido es nada. Que tú vales
con tu nombre dado, que no necesitas muletas.
Que sabes lo que quieres.
Y eres fuerte y hermosa, libre
y no necesitas a dictadores
como sombra.

3..

Nadie hallarás que elogie en ti sabiduría.
Te llaman «mujer con rojos pensamientos»
que hablas con vigor sobre mejores horas
y condiciones de trabajo. Que culpas al industrial
del fuego trágico que consumió
Triangle Shirtwaist Factory
(la fábrica de camisas newyorkina).

Han virado la cara para decirte socialista,
antipatronal, pro-rusa, enemiga del rico,
feminista con faldas,
en días en que la mujer
trabaja 48 horas y el marido quiere que le sirva
desayuno en la cama, Que trapée todos los pisos.


Lo atienda, lo mime, lo complazca
aunque sea ella la que esté cansada.
Ellos no estarán diciendo cuán bendita,
deseada mujer, compasiva es Frances.
Virarán la cara y al menosprecio
tu nombre y apellido y lo que piensas.

4.

La élite se mostró descontenta
porque promueves el salario mínimo
y que haya leyes de compensación
por despido al obrero. Estás pensado en el pobre
y la paradoja: el explotado no lo agradece.

Alega que si él trabaja menos de 48 horas
la economía decae,
el progreso se joderá lo mismo
que el salario. Y el obrero lo creyó y ya no
quiere hablar sobre ti ni darte gracias.
¡Qué mala suerte tienes, Frances!
por querer darte solidaridad con el de abajo.

La gente de la élite industrial te menosprecia
y el obrero empobrecido te vira
la cara y enmudece y lo peor es que las mujeres
también hace lo mismo; tú no las quieres
en el servicio militar; se necesitan en casa
si es que por la guerra se decide el gobierno.

Pero todo el mundo opina.
Y en Norteamérica, ya lo dijiste:
«Public opinion is the leader».

5.

«I came to Washington to work for God, FDR, and the millions of forgotten, plain common workingmen»: Frances Perkins


Al fin estás donde más se necesita,
Frances Perkins, en rol de Gabinete,
en Consejo de legislación para el Nuevo Trato
con The Roosevelt I Knew, el presidente
del salario mínimo, el que creará, gracias a tí,
el Seguro Social, la pensión de los pobres,
las mínimas garantías de bienestar del jubilado.

¡Pero te están llamando comunista
y creen que se probó, rotundamente,
al negarte a deportar empleados / rojos subversivos /
cuestionables progressives / rough-and-tumble labor leaders /
toda la gama de International Longshore y Warehouse Union.
Los llaman comunistas infiltrados, espías
en la Costa Oeste, reformeros rojos
como Al Smith y otros secuaces del Tammany Hall
y por salir a su defensa / viran la cara los locarios /
tu marido y tu hija / sí hasta Susana /
hacen sus rabietas maníaco-depresivas /
salen de clínicas mentales /
deprecando a tu nombre.

Y la élite, vilmente con esperanza
de que seas despedida de tu Secretariado
de Trabajo y cada responsabilidad de gabinete.
Que no se hable sobre tí buenamente, Frances.
Que te odie el mundo porque la opinión
de la blasfemia pública es que has subido
al árbol del impeachment y, como una Eva,
del mal tiraste el fruto,
tu comunismo siquitrillado.

DE EL LIBRO DE ANARQUISTAS
CARLOS LOPEZ DZUR

[El poema sobre la educadora Frances Perkins, nacida en 1882 en Boston, Massachusetts, es un homenaje de Carlos López Dzur, incluído en «El libro de anaquistas». Perkins se graduó en Mount Holyoke College en 1902, Columbia University en 1910 con un grado de Maestría en Sociología. En 1910 adivin como jefa de la Liga de Consumidores de New York, luchando por mejores horas y condiciones de trabajo. En 1933, Franklin Roosevelt, el entonces Presidente de los EE.UU., nombró a Ms. Perkins su Secretaria de Trabajo, posición en la que sirviera por 12 años, más que cualquier otro Secretario del Trabajo. Fye la primera mujer en tener una posición de Gabinete en los EE.UU. de Norteamérica.
El historiador Arthur Schlesinger Jr. ha descrito Frances Perkins de este modo: «Brisk and articulate, with vivid dark eyes, a broad forehead and a pointed chin, usually wearing a felt tricorn hart, she remained a Brahmin reformer, proud of her New England background... and intent on beating sense into the heads of those foolish people who resisted progress. She had pungency of character, a dry wit, an inner gaiety, an instinct for practicality, a profound vein of religious feeling, and a compulsion to instruct».
Como Secretara del Trabajo desempeñó un papel clave en la elaboración de legislación para los programas del New Deal / Nuevo Trato, incluyendo la aprobación de leyes sobre salario mínimo. Sin embargo, su aporte más importante fue en 1934 como jefa del Comité Presidencial sobre Seguridad Económica. En esta posición estuvo involucrada en todos los aspectos de preparación y celebración de audiencias públicas que cuajaron en la aprobación del sistema del Seguro Social y la ley «Social Security Act de 1935».
Aquí, con el el poema a la reformadora social más influyente de su siglo en términos prácticos, se da un homenaje; se asegura que ella hubiese logrado más si la opinión pública y la mentalidad de los partidos en Norteamérica hubiesen sido más realistas, generosos y libres de fanatismos majaderos.
Este poema está incluído en El Libro de Anarquistas, de Carlos López Dzur].

____


Tuesday, September 9, 2014

W


S


D


Friday, August 29, 2014

LA INFIDELIDAD DEL PODER




LA INFIDELIDAD DEL PODER


«El poder no es una institución, ni una estructura; 
tampoco es una cierta fuerza con la que estemos dotados; 

es el nombre que le damos a una situación estratégica 
compleja en una sociedad determinada»: M. Foucault


Lo toman para sí élites y corporaciones.
El tirano anhela que, con él favorecido, que todo se doblegue;
pero es como el viento caprichoso. Como el niño,
malcriado e insolente; el poder parece
una moneda que manejan quienes hablan de carismas
y virtudes personales, conocimientos colectivos,
estrategias sociales, pero a ninguno es fiel.

A menudo rueda a las alcantarillas, crea pánico,
bancarrota, se devalúa, desaparece.
Se filtra en cloacas de muchedumbres.

Ni el viento ni la moneda es así, fiel,
pues entra por ranuras
bajo una puerta y también se va por la ventana.
Viento y poder persuasores de nadie.

Con el viento los dormilones y apáticos roncan
y de la casa de su poder,
como aire colado, salen los desprevenidos
y tiranos, Gente que no dialoga y asalta
pero bien que asaltan la siesta del tejado.

07-02-2000


*

ANHELO EN MEDIO DE LA ASFIXIA



Ven tú, verdad de la esperanza.
Y háblame tan claramente
que yo entienda,
no ya palabras
(a veces de muy poco nos sirven),
haz que yo intuya.

Crece más fuerte que mis vulnerables días.
Agigantan el desamparo, la contrariedad,
y mi soledad es tan profunda
que al límite vital lo nombro
en medio del pantano de agonía.

Ven tú, verdad de la esperanza.
Y prepárame para el siguiente paso
(aunque sea la muerte).
La admitiré.

Sólo que haya alguien, de consciencia
a consciencia, que me diga,
aguanta un poco más.
Voy en camino. Algo tuyo
(que responda la gran interrogante;
si vienes, o me olvidas).

*

MALDICION DEL DESTINO GOLPEADOR




a Martin Heidegger, el predicador del Schuldigsein, 
del ser-deudor

... y a César Vallejo que siente esos golpes de Dios…


A los golpes del destino («Shicksalsschlägen»)
los maldigo. Son los que tienen vivo
mi cadáver y le quitan lo poco que tiene
de cura, de cuidado preventivo.
En la realidad histórico-material, eso
que llamo el 'espíritu objetivo',
constitución de la historicidad en mi pellejo,
la manopla de Shicksalsschlägen
me marca puños al rostro y me deforman.

De la osamenta me duele toda
la maltrecha estructura de acaecer
y el estar, y tener vísceras y determinaciones
para el destino individual y el Geschick colectivo.

Maldito sea este destino golpeador,
pre-racional que me hace ser-deudor
y nada debo, que me roba la herencia
y me la cambia de sitio... me está
golpeando ese demonio privado,
tu Shicksalsschlägen y me desmaterializa
todo lo óntico que tengo,
toda la prosapia histórica
de mi materialidad...



* CARLOS LOPEZ DZUR


Del libro ESTETICAS MOSTRENCAS.Y VITALES
ps. 260-262

La violencia sexual contra mujeres migrantes de México



La violencia sexual contra mujeres migrantes de México a Estados Unidos se ha convertido en una práctica común de traficantes y policías.

En la presentación de la campaña "Paso Migratorio", que busca detener las transgresiones a los derechos sexuales y reproductivos de las niñas, niños y mujeres migrantes, la coordinadora de Incidencia en Políticas Públicas de Amnistía Internacional México (AI), Chasel Colorado Piña, explicó que la violencia sexual, puede llegar al extremo de la violación y el asesinato aunque se ha normalizado como una parte del pago exigido por bandas criminales a migrantes.
Mujeres migrantes se aplican anticonceptivo llamado la "inyección anti-México".
Mirta, una hondureña de 29 años, narró que en Aguas Blancas, uno de los lugares más peligrosos de Veracruz (este), cuatro hombres armados con machetes y pistolas la bajaron, junto con otras mujeres, del tren de carga conocido como "La Bestia". A todas las violaron, pero se salvaron de ser explotadas en la prostitución porque una de ellas logró pedir ayuda.
Sara, de 23 años y también hondureña, aseguró estar embarazada cuando fue secuestrada. "Durante este tiempo nació mi bebé; los hombres que nos cuidaban me empezaron a golpear para que no me quejara. Se llevaron a mi bebé y hasta el momento no sé a dónde".
EL DATO. Seis de cada diez mujeres que transitan por México buscando el “sueño americano” sufren algún tipo de agresión sexual.
De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la participación de las mujeres en la migración en 2013 en el mundo fue de 48 por ciento; 51.6 en América Latina; 50 en Centroamérica y 49.2 en México.